Remolacha Forrajera: 

Buscando bajar el costo de la alimentación durante el invierno, pudiendo mantener altas cargas, encontramos un cultivo que ofrece alta producción de materia seca por hectárea y de altísima calidad!

En este cultivo encontramos las siguientes ventajas. Por un lado la gran producción de materia seca de alta calidad por hectárea, para pastorear entre Mayo y Septiembre (los meses de mayor escasez de alimento). En cultivo de secano esperamos una producción promedio de 18/20 tns de materia seca por hectárea. Además una persona a caballo o en cuatriciclo puede atender tranquilamente 1.200 animales o más por día. Por otro lado permite bajar el costo de alimento diario comparando con un encierre. Comparando uso durante invierno de remolacha versus corral de encierre, el costo diario de la remolacha es entre un 15 y un 30% menos por animal, dependiendo de la categoría. Y para producir el alimento para 135 días durante el invierno con remolacha se necesita la mitad de superficie que la necesaria para producir grano y silo necesario para el corral. Dándolo vuelta una hectárea de remolacha (incluye la superficie necesaria para producir la fibra) alimenta el doble de animales que la misma hectárea destinada a silo y grano. “Otro piso en el campo”

El trabajo en equipo es fundamental!!

Planificación, supervisión, el día a día, asesoramiento, intercambio con otros productores. Todo esto permite la implementación de este tipo de cultivos y un efecto muy positivo en la renta de nuestro establecimiento. Es un cultivo que requiere un período de adaptación del animal a la remolacha, en primer lugar que aprenda a comerla y en segundo darle tiempo al rumen a adaptarse a un alimento muy energético. Este período de se denomina “Transición” y dura unos 20 días. El asesoramiento que nos brinda @kws.argentina a través de sus técnicos y asesores tanto para el cultivo como para su aprovechamiento es fundamental.

Nuevo paradigma de la carga del campo

Hasta ahora y desde hace cerca de 30 años hemos mantenido una carga ajustada a la época de mayor oferta forrajera (primavera). Esto hace que el sistema requiera siempre de reservas o cultivos de alta producción para las épocas de escasez (por ejemplo sorgos forrajeros durante el verano). Al incorporar cultivos de alta producción invernal es probable que demos otro salto en la carga y el invierno sea el momento de mayor carga para luego cubrir baches de otras épocas con suplementación, uso del corral estratégico,  con la búsqueda de otros cultivos de alto potencial, con planificación de salidas de hacienda para momentos de menor oferta forrajera, etc. Estamos probando este cultivo en diferentes categorías para así analizar en cuales nos aportara el plus que buscamos durante el invierno.

mas info en: https://inta.gob.ar/videos/jornada-de-remolacha